jueves, 6 de febrero de 2014

LA VIRGINIDAD DE LA ESPOSA DEL VIDRIERO




Una de las virtudes encomiables de la mujer romana era la de la virginidad. Un ejemplo de la importancia que esta cuestión tuvo en la sociedad romana, lo podemos encontrar en el singular cipo funerario, fechado en el siglo III dC (211), y conservado en el Museo de Lyon (CIL, XIII, 2000). Está dedicado al difunto Julio Alejandro, vidriero de Cartago, por su extensa familia.

El texto  dice así:

“A los dioses Manes y a la memoria eterna de Julio Alejandro, africano de nacimiento, ciudadano de Cartago, hombre excelente, artista vidriero, que murió a los 75 años, 5 meses y 13 días, después de 48 años de matrimonio perfecto con su mujer, desposada virgen, con la que tuvo tres hijos y una hija, a todos los cuales ha conocido y dejado vivos.  Han  erigido esta tumba Numonia Bellia, su mujer, sus hijos Julio Alexio, Julio Félix, Julio Gallonio y su hija Julia Belliosa, y también sus pequeños Julio Au [..]us, Julio Félix, Julio Alejandro, Julio Gallonio, Julio Leoncio, Julio Gallo…, Julio Eonio y el bebé Cirio se la dedican…”  

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada